Debajo del cielorraso: murales y tonos contrastantes

Ignorados deliberadamente o bien pasados por alto, los techos son dejados de lado en el diseño interior.
Recientemente, la atención está retornando de a poco a la pared sobre nuestras cabezas, permitiendole mostrar todo su potencial. En particular en los techos altos, las pinturas de color amplían visualmente las habitaciones y puden dar, indirectamente, un ambiente especialmente atmosférico, entre el océano y un claro en el bosque, por ejemplo.

Si se pinta el techo y se provee luz indirecta, esto crea rápidamente una nueva atmósfera en la habitación sin necesidad de elementos de diseño adicionales.

Todavía no hay espacio para los empapelados en los techos, de todas maneras, se pueden individualizar con murales, transformándolos en un bastidor gigante. Con esta tendencia, los artistas gráficos diseñan techos de acuerdo a nuestros deseos, compitiendo con los clásicos murales de pared.