Larga vida al monotono


El turquesa como tono dominante en las paredes y el sillón, es contrastado con acentos blancos y grises.  © Shutterstock

 

 

Ya sea en la pared o en el mobiliario,  las alfombras o los objetos decorativos, la última tendencia es el monotono. Lo más importante para aplicar correctamente este estilo de decoración es tener en cuenta que sólo un color debe ser usado para una habitación y su mobiliario, y se juega con elementos decorativos en el mismo tono.
El uso de diferentes texturas y materiales cobra importancia, ya que hace que el espacio se vea estructurado y armónico.

El efecto logrado en las habitaciones decoradas en diferentes tonos de un mismo color es especialmente efectivo cuando no sólo las paredes, el techo y las puertas cumplen esa premisa, si no el piso también.

La variedad de matices y niveles de brillo también crea efectos impresionantes dentro de este concepto minimalista.

 

 

 


Los elementos decorativos en diferentes tonos proveen puntos focales que brindan armonía al conjunto.  © Shutterstock