Transiciones fluidas entre el baño y el living

Eliminar los límites tradicionales en las habitaciones continúa siendo una tendencia top en diseño de interiores. Hasta el cuarto de baño se está desarrollando más allá de su rol original como una zona húmeda y separada, y convirtiendo en un lujoso oasis de bienestar y, como tal, una parte integral del espacio del living. 

En particular, el límite entre el baño y el dormitorio está desapareciendo. Las puertas están dejando el lugar a cortinas o divisores traslúcidos.
 

Un santuario salido directamente de las páginas de un libro de diseño. La bañera extra grande y las piletas son las únicas pistas de que esto es en realidad un baño.
 

Bañeras de pie, extra large, al lado de la cama,se establecen casi como una declaración de diseño. 
Colores cálidos y acogedores en las paredes, luz natural del día y un piso continuo de madera conectan las dos habitaciones, creando una sensación de calidez y seguridad. El resultado: un espacio placentero para pasar el rato, donde reinan la apertura y la transparencia. 

La iluminación indirecta y controlada en forma individual provee el toque final perfecto, permitiendo personalizar el ambiente y ponerse cómodo en el spa privado y personal.
 

El piso continuo de madera, el uso sutil de azulejos, y los muebles, como la silla Eames, crean una conexión visible etre este acogedor baño y el espacio del dormitorio.